sábado, 19 de diciembre de 2015

UNAF presente en concierto de Rock y DDHH en Caracas


Unión Afirmativa de Venezuela, junto a ACCSI y ASES de Venezuela como miembros de la Red LGBTI de Venezuela participaron en el concierto "Iguales-Diferentes, sin discriminación suena mejor". Evento organizado por  Provea, Espacio Público, Civilis, Acción Solidaria y Laboratorio de Paz, en alianza con la Fundación Nuevas Bandas, la Embajada de Canadá y la Alcaldía de Chacao. 


El evento se realizó el sábado 12 de diciembre en el Anfiteatro de la Plaza Francia (Sur) de Altamira 

La nota musical estuvo a cargo de las bandas Toberías (@toberiasbanda), Big Mandrake (@BigMandrake) y un tributo a la banda de rock venezolana Sentimiento Muerto; y contó con la animación del periodista y activista Melanio Escobar. 

Estuvieron presentes representantes de las diferentes ONG distribuyendo información y difundiendo sus actividades con diversas campañas. Algunas de las ONG presentes fueron, además de las ONG organizadoras: Avesa, la ONG (Fundación Nelson Garrido), Funpaz, Amnistía Internacional, Red de apoyo canino, Cecodap, y Acción Solidaria. 

Nuestra coordinadora, Quiteria Franco, se dirigió al público asistente para enviar un mensaje por la no discriminación de personas LGBTI por su orientación sexual, identidad o expresión de género y un llamado a apoyar a las organizaciones con trabajo en favor de las minorías sexuales. 

Igualmente, hubo intervenciones de Oscar Misle de CECODAP, Magdymar León de AVESA y Feliciano Reina de  CIVILIS.    








jueves, 10 de diciembre de 2015

La gente puede cambiar...

El pasado miércoles 9 de diciembre en una entrevista en el programa  Vladimir a la 1 transmitido por el canal Globovisión, el recién electo diputado Henry Ramos Allup respondió algunas preguntas sobre la situación política en Venezuela. La dinámica del programa incluye responder de parte del entrevistado algunas preguntas que realizan los televidentes a través de las redes sociales. Una  de las preguntas planteadas al diputado decía lo siguiente:“Hola, pregúntale al señor si va a aceptar transformistas y si va a aprobar matrimonios gaís”
Ramos Allup respondió así:  “Bueno yo no voy aceptar alusiones ingratas ni discriminatorias a los sexodiversos, absolutamente, son venezolanos, cada cual tiene su derecho, cada cual tiene su preferencia, todos tienen plenitud de su derecho constitucional y lamento mucho que a estas alturas de la civilización mundial, universal haya gente que piense así”
Aquí les dejamos el video y lo que el Diputado dijo en el año 2013, lo que le mereció ser candidato al Premio Homofobia que entrega nuestra organización. 
Esto es un ejemplo de que la gente puede cambiar. Los políticos deben cambiar y adaptarse a las nuevas realidades y por sobre todo respetar y reconocer que todos los seres humanos tenemos derechos que deben ser reconocidos. 
En hora buena diputado. 
  

sábado, 14 de noviembre de 2015

Conversatorio: Expectativas de personas LGBTI ante una nueva Asamblea Nacional

Unión Afirmativa de Venezuela celebra sus 15 años de existencia y trabajo por los DDHH.     


Unión Afirmativa de Venezuela, organización miembro de  La Red LGBTI de Venezuela les invita al conversatorio “Expectativas de las personas LGBTI ante la nueva Asamblea Nacional 2016-2012”.

Varios profesores universitarios de diferentes disciplinas disertarán sobre el estado actual de los derechos humanos de personas LGBTI en Venezuela.

¿Qué queremos las personas LGBTI?
¿Por qué no se han logrado los mismos derechos que en el resto los países latinoamericanos?    
¿Qué podemos esperar de una nueva Asamblea Nacional? 
¿Qué acciones deben tomar las organizaciones para lograr la conquista de sus derechos?

Invitados:

Gabrielle Guerón. Politóloga. Profesora Universitaria en la UCV. Creadora y promotora de las Tertulias de la Diversidad Sexual junto a Jesús Ravelo y Jorge González Durand entre 2004-2012.


Rodrigo Navarrete: Antropólogo. Profesor en UCV. Fundador del Grupo de estudios universitarios  Contranatura en 2002.

Carlos Colina: Comunicador Social. Profesor universitario. Investigador. Escritor y compilador de varios libros sobre homosexualidad desde el año 2009.

Presentado y moderado por:
Quiteria Franco. Profesora Universitaria. Coordinadora General de Unión Afirmativa de Venezuela y la Red LGBTI de Venezuela. 
 
Fecha: martes 24 de noviembre 2015
Hora: 5 pm.
Lugar: Sala Cabrujas, Los Palos Grandes. Municipio Chacao.

Punto de referencia: a una cuadra y media de la Estación Miranda del Metro de Caracas, frente a Parque Cristal, entre la Av. Francisco de Miranda y el Wendy's de Los Palos Grandes.

Este foro se realiza en el marco de las actividades organizadas por la Red LGBTI de Venezuela.

Mayor información:
http://venezuelaredlgbti.blogspot.com/
Twitter: @RedLGBTIVzla  
Facebook:   Red LGBTI de Venezuela.
Teléfono: (0212) 914.7740

domingo, 25 de octubre de 2015

Unión Afirmativa participa en dos foros esta semana

Unión Afirmativa de Venezuela los invita a dos actividades esta semana del 26 al 30 de octubre durante la cual dos miembros de nuestra Junta Directiva están participando como ponentes.   

La primera actividad será el martes 27 de octubre de 5 a 7 p.m. en la Sala Cabrujas de Los Palos Grandes Mauro Bellesi estará presentando el Conversatorio "Espiritualidad, Religión y Diversidad Sexual. 
Esta es una actividad que se realiza dentro de los foros mensuales de la Red LGBTI de Venezuela



La segunda actividad será el jueves 29 de octubre a las  12:30 pm. en el Auditorio Hermano Lanz de la Universidad Católica Andrés Bello. Quiteria Franco, Coordinadora General de Unión Afirmativa de Venezuela, estará conversando sobre la labor de nuestra Asociación. 
Este es un foro organizado en conjunto por el Centro de Estudiantes de Derecho y el Centro de Estudiantes de Comunicación Social. 


Venezuela no debe volver a integrar el Consejo de Derechos Humanos


Venezuela no debe volver a integrar el Consejo de Derechos Humanos  
Existen serias violaciones de estándares de derechos humanos
(22 de octubre de 2015) – El mal desempeño de Venezuela en materia de derechos humanos, incluso como miembro del Consejo de Derechos Humanos, debería evitar su designación para otro período en ese consejo, señalaron hoy 36 organizaciones de derechos humanos internacionales y latinoamericanas. Las elecciones para el período 2016-2018 del Consejo serán llevadas a cabo por la Asamblea General de la ONU en Nueva York el 28 de octubre de 2015. Los miembros del Consejo de Derechos Humanos deben cumplir con los estándares más altos de protección y promoción de los derechos humanos.
Las prácticas de derechos humanos del gobierno venezolano, su repudio al trabajo realizado por organismos internacionales de derechos humanos y la forma en que ha votado en el Consejo de Derechos Humanos durante los tres últimos años hacen que sea inadecuado que Venezuela ocupe un lugar en el Consejo, afirmaron hoy las organizaciones.
Mientras integró el Consejo de Derechos Humanos, el gobierno venezolano vulneró seriamente estándares fundamentales de derechos humanos que ese mismo órgano debería promover. En 2014, miembros de las fuerzas de seguridad venezolanas reprimieron brutalmente manifestaciones mayormente pacíficas durante varias semanas. Las fuerzas de seguridad detuvieron arbitrariamente a manifestantes y transeúntes, los sometieron a severas golpizas y torturas durante su detención y les negaron garantías básicas de debido proceso.
El gobierno también detuvo y persiguió penalmente de forma arbitraria a políticos opositores y críticos menos conocidos, inició acciones penales por difamación en contra de propietarios y periodistas de medios de comunicación críticos, y hostigó e intimidó a defensores de derechos humanos que cuestionaron estos y otros abusos de poder.
Además de su indiferencia por las libertades fundamentales dentro de sus fronteras, el gobierno venezolano ha rechazado que diversos órganos internacionales de derechos humanos realicen una evaluación genuina de la situación en el país. Durante más de una década no ha permitido que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos visite Venezuela, ni que lo haga ninguno de los relatores especiales de la ONU desde 1996. El Estado denunció la Convención Americana sobre Derechos Humanos en 2012, e impidió así que los venezolanos que sufren abusos puedan solicitar la protección de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. También rechazó recomendaciones clave sobre la situación de los derechos humanos en el país emitidas en el marco del Examen Periódico Universal llevado a cabo por el Consejo de Derechos Humanos en 2011, y no cumplió cabalmente con aquellas recomendaciones que sí aceptó.
Además, Venezuela ha tenido uno de los peores récords de votación en el Consejo de Derechos Humanos. De forma reiterada, ha rechazado resoluciones sobre países destinadas a abordar graves violaciones de derechos humanos, como aquellas que trataban sobre Bielorrusia, Irán, Corea del Norte, Siria, Sri Lanka y Ucrania, que fueron apoyadas por otros gobiernos latinoamericanos. En el Consejo de Seguridad de la ONU, Venezuela bloqueó la aprobación de medidas para detener abusos en Sudán del Sur y Siria.


Las organizaciones afirmaron que reelegir a Venezuela como integrante del Consejo de Derechos Humanos enviaría el peligroso mensaje de que la comunidad internacional es indiferente a las violaciones de derechos humanos cometidas por el gobierno venezolano y a su rechazo de los mecanismos internacionales de derechos humanos. También sostuvieron que la reelección de Venezuela sugeriría que los principios que se pretendía proteger al crear el Consejo de Derechos Humanos no merecen ser tomados en serio.
Acción Solidaria en VIH/Sida (Venezuela)
Asociación Pro Derechos Humanos (APRODEH) (Peru)
Asociación por los Derechos Civiles (ADC) (Argentina)
Asamblea de Educación (Venezuela)
Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, A.C. (México)
Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, A.C. (Centro Prodh) (Mexico)
CEPAZ (Venezuela)

CIVICUS
Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos, A.C. (CADHAC) (Mexico)
Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello (Venezuela)
CIVILIS Derechos Humanos (Venezuela)

Coalición de Organizaciones por el derecho a la salud y la vida (CODEVIDA) (Venezuela)
Comisión Colombiana de Juristas (Colombia)
Comisión para los Derechos Humanos del estado Zulia (CODHEZ) (Venezuela)
Corporación Humanas (Chile)
Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (Peru)
Espacio Público (Venezuela)
Fenasopadres (Venezuela) 

Instituto de Estudios Legales y Sociales del Uruguay (IELSUR) (Uruguay) 
Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH)

Fundación Aguaclara (Venezuela)
Fundación Ensayos para el Aprendizaje Permanente (FEPAP) (Venezuela)

Fundación para el Debido Proceso Legal (DPLF)
Fundación Myrna Mack (Guatemala)
Human Rights Watch
Observatorio Ciudadano (Chile)
Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad de Los Andes (Venezuela) 

Observatorio Venezolano de Prisiones (Venezuela)
Observatorio Venezolano de Salud (Venezuela)
Programa Venezolano de Educación Acción en Derechos Humanos (PROVEA) (Venezuela)
Robert F. Kennedy Human Rights
Servicio Internacional para los Derechos Humanos (ISHR)
Transparencia Internacional
Transparencia Venezuela

Unión Afirmativa (Venezuela)
Venezuela Diversa (Venezuela)

martes, 29 de septiembre de 2015

NACIONES UNIDAS: INSTA A PONER FIN A LA VIOLENCIA Y A LA DISCRIMINACIÓN CONTRA LAS PERSONAS LGBTI


Los organismos de las Naciones Unidas instan a los Estados a que tomen medidas urgentes para poner fin a la violencia y a la discriminación contra adultos/as, adolescentes y niños/as lesbianas, gais, bisexuales, trans e intersex (LGBTI)1. 

Todas las personas tienen el mismo derecho a no ser objeto de violencia, persecución, discriminación y estigmatización. Las leyes internacionales en materia de derechos humanos establecen obligaciones jurídicas para los Estados a fin de garantizar que todas las personas, sin distinción alguna, puedan gozar de tales derechos. Aunque acogemos con satisfacción el aumento de medidas que se aplican en muchos países para proteger los derechos de las personas LGBTI, nos sigue preocupando de sobremanera que, por todo el mundo, millones de personas LGBTI, las que son percibidas como LGBTI y sus familias sean víctimas de violaciones generalizadas de sus derechos humanos. Esta situación es alarmante - y es por ello que deben tomarse medidas al respecto. 

El hecho de no respetar los derechos humanos de las personas LGBTI y de no protegerlas de abusos, como la violencia y las leyes y prácticas discriminatorias, supone una grave violación de las normas internacionales en materia de derechos humanos y tiene un impacto significativo sobre la sociedad, fomentando una mayor vulnerabilidad a las enfermedades, incluyendo la infección por el VIH, la exclusión social y económica, la presión sobre las familias y comunidades, y también un impacto negativo sobre el crecimiento económico, el trabajo decente y el progreso para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de cara al futuro. Bajo el derecho internacional, los Estados tienen la principal obligación de proteger a las personas ante situaciones de discriminación y violencia. Por ello, los gobiernos, los parlamentos, los poderes judiciales y las instituciones nacionales de derechos humanos deben tomar medidas urgentes al respecto. Los líderes políticos, religiosos y comunitarios, las organizaciones de trabajadores, el sector privado, los profesionales de la salud, las organizaciones de la sociedad civil y los medios de comunicación también tienen un papel importante que desempeñar en este sentido. Los derechos humanos son universales - no pueden invocarse prácticas y creencias culturales, religiosas, morales ni actitudes sociales para justificar violaciones de derechos humanos contra ningún colectivo, incluyendo las personas LGBTI.

PROTEGER A LAS PERSONAS CONTRA LA VIOLENCIA 

Los Estados deben proteger a las personas LGBTI contra la violencia, la tortura y los malos tratos, aplicando entre otras las siguientes medidas: 
• Investigando, encausando judicialmente y proveyendo reparaciones a víctimas de actos de violencia, tortura y malos tratos, ya sea contra adultos/as, adolescentes o niños/as LGBTI como para aquellas personas que defienden sus derechos humanos; 
• Reforzando las medidas para prevenir, para realizar seguimiento y para denunciar dichas situaciones de violencia; 
• Incorporando la homofobia y transfobia como circunstancias agravantes en las leyes contra delitos motivados por el odio y contra la incitación al odio; 
• Reconociendo que la persecución de personas por el simple hecho de ser LGBTI , o de ser percibidos como tal, pueda constituir un fundamento válido para conceder asilo a refugiados/as, y no devolviendo tales refugiados/as a un lugar donde su vida o su libertad puedan verse amenazadas. 

Las Naciones Unidas y otras organizaciones han documentado violencia física y psicológica generalizada contra personas LGBTI en todas las regiones, incluyendo asesinatos, agresiones, secuestros, violaciones, violencia sexual, así como torturas y malos tratos, tanto en el ámbito institucional como en otros. Las mujeres lesbianas, bisexuales y trans y los jóvenes LGBTI se encuentran particularmente expuestos al riesgo de violencia física, psicológica y sexual en el ámbito familiar y comunitario. A menudo, las personas LGBTI son víctimas de violencia y discriminación durante emergencias humanitarias y cuando huyen de persecuciones, buscando refugio. También pueden ser objeto de abusos en el ámbito de la salud, incluyendo las llamadas «terapias» perjudiciales y reñidas con la ética que intentan cambiar la orientación sexual, las esterilizaciones forzadas o coercitivas, los exámenes anales y genitales forzados y las cirugías y tratamientos en niños/as intersex que son sin su consentimiento e innecesarios. En muchos países la respuesta a estas violaciones no es adecuada, no se denuncian y a menudo no se investigan o encausan judicialmente de manera apropiada, dando lugar a una gran impunidad, a la falta de justicia y a la carencia de soluciones y apoyo a las víctimas. Los/as defensores/as de derechos humanos que luchan contra estas violaciones suelen ser perseguidos/as y se enfrentan a limitaciones discriminatorias en sus actividades. 

DEROGAR LEYES DISCRIMINATORIAS 

Los Estados deben respetar las normas internacionales de derechos humanos, incluyendo a través de la revisión, la derogación y el establecimiento de una moratoria sobre la aplicación de: 

• Leyes que criminalicen las relaciones consentidas entre adultos del mismo sexo; 
• Leyes que criminalicen a las personas trans por su expresión de género; 
• Otras leyes utilizadas para detener, castigar o discriminar a personas por su orientación sexual, identidad o expresión de género. 

En 76 países aún existen leyes que criminalizan las relaciones consentidas entre adultos del mismo sexo, por lo que se exponen al riesgo de detención, enjuiciamiento y encarcelación con carácter arbitrario o incluso a la pena de muerte en al menos cinco países. Las leyes que criminalizan el travestismo se utilizan para detener y castigar a las personas trans. Otras leyes son utilizadas para acosar, detener, discriminar o limitar la libertad de expresión, de asociación y de reunión pacífica de personas lesbianas, gais, bisexuales y trans. Estas leyes discriminatorias contribuyen a perpetuar la estigmatización y la discriminación, así como los delitos motivados por el odio, los abusos, las torturas, los malos tratos policiales y la violencia familiar y comunitaria, afectando de forma negativa a la salud pública, impidiendo el acceso a servicios de salud y relacionados con el VIH. 

PROTEGER A LAS PERSONAS CONTRA LA DISCRIMINACIÓN 

Los Estados deben respetar las normas internacionales de derechos humanos en materia de no discriminación, aplicando entre otras las siguientes medidas: 

• Prohibiendo la discriminación contra adultos/as, adolescentes y niños/as LGBTI en todos los ámbitos, incluyendo educación, empleo, sanidad, vivienda, protección social, justicia y situaciones de asilo y de privación de libertad; 
• Garantizando el reconocimiento legal de la identidad de género de las personas trans sin condiciones abusivas; 
• Combatiendo los prejuicios contra las personas LGBTI mediante el diálogo, la educación pública y la formación; 
• Garantizando que las personas LGBTI sean consultadas y participen en la elaboración, aplicación y seguimiento de leyes, políticas y programas que les afecten, incluyendo iniciativas humanitarias y de desarrollo. 

Las personas LGBTI se enfrentan a una discriminación y exclusión generalizada en todos los ámbitos, incluyendo formas múltiples de discriminación en base a factores como el sexo, la raza, la etnia, la edad, la religión, la pobreza, la migración, la discapacidad y el estado de salud. Los/as niños/as se enfrentan al acoso escolar, a la discriminación o a la expulsión de las escuelas por su orientación sexual o identidad de género, ya sean reales o percibidos, o por la de sus padres o madres. Entre las/os jóvenes LGBTI rechazados por sus familias existen unos alarmantes niveles de suicidio, falta de vivienda e inseguridad alimentaria. La discriminación y la violencia contribuyen a la marginalización de las personas LGBTI y a su vulnerabilidad frente a enfermedades, incluyendo la infección por el VIH, y al mismo tiempo se les niega asistencia sanitaria y se mantienen actitudes discriminatorias y de patologización contra ellos/as, tanto en el ámbito de la salud como en otros. A las personas trans se les suele negar el reconocimiento legal del género en el que se identifican y enfrentan condiciones abusivas, como esterilizaciones, tratamientos o el divorcio con carácter forzoso para obtenerlo, por lo cual sufren situaciones de exclusión y marginalización. La exclusión de personas LGBTI de la elaboración, aplicación y seguimiento de las leyes y políticas que les afectan perpetúa su marginalización social y económica. 

APOYO DE LAS NACIONES UNIDAS 

Nuestras organizaciones están dispuestas a apoyar y ayudar a los Estados miembros y a otras partes interesadas a la hora de asumir los retos que se destacan en la presente declaración, como por ejemplo cambios constitucionales, legislativos y de políticas, el refuerzo de las instituciones nacionales, medidas en la educación y la formación y en otras iniciativas que busquen respetar, proteger, promover y hacer efectivos los derechos humanos de todas las personas LGTBI. 

Si bien la presente declaración hace referencia a personas lesbianas, gais, bisexuales, trans e intersex, debe entenderse también que engloba al resto de personas que se enfrentan a situaciones de violencia y discriminación por su orientación sexual, identidad de género y caracteres sexuales, sean aparentes o reales, y a aquellas personas que se puedan identificar con otros términos.

Septiembre 2015